sábado, 31 de octubre de 2015

Guiso de Patatas con Alcachofas

Estamos en plena temporada de alcachofas. Se pueden cocinar de infinidad de formas, pero hoy voy a hacer este guiso que hace tiempo no hacía y tanto os gusta.

Ingredientes:

-   6 alcachofas
-   4 patatas medianas
-   1/2 cebolla
-   1 diente de ajo
-   pimentón dulce y picante
-   caldo de carne
-   aceite de oliva virgen. sal y pimienta negra




Realización:

En primer lugar preparáis los ingredientes:

Partís pequeñito el ajo y la cebolla.


Peláis y partís las patatas rasgándolas.


Limpiáis las alcachofas dejando el corazón y las partís en dos longitudinalmente.


En una cazuela, a ser posible de barro, se pon a dorar la cebolla y el ajo en el aceite.


Se calienta el caldo de carne.


Una vez se doren la cebolla y el ajo, se añaden las patatas, se mueven y se añade el pimentón moviendo el conjunto para que se mezcle sin dejar que se queme el pimentón.


Y seguidamente se añaden las alcachofas y se remueve todo.


Se cubre con el caldo.


Y se deja hervir a fuego medio/bajo añadiendo la sal y la pimienta negra.


Cuando la patata está en su punto y el caldo ligeramente espeso- debido al almidón que han soltado las patatas-, y después de reposar un rato;  listo para comer.


Exquisito, aunque la foto no es muy buena. el pimentón estaba más presente en color.
Por si os interesa:

Dicen que la alcachofa tiene importantes propiedades, por ser rica en calcio, hierro, magnesio y potasio. También contiene fibra y cinarina, un compuesto que se conoce por estimular el funcionamiento del hígado. 
Se utiliza mucho en regímenes de adelgazamiento.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Judiones con Rabo de Toro

El sábado no sabía que hacer de comer, así que miré en el armario y vi que tenía medio saquito de Judiones de La Granja; así que, antes de que caducaran, decidí cocinarlas. 

Como nunca había hecho Rabo de Toro pensé que era el momento y que la combinación no tenía que ser mala. Así que me fui a comprar el Rabo de toro.

Ingredientes:

-   Algo más de 1/2 Kg de Judiones de La Granja.
-   1 cabeza de ajos.
-   4 hojas de laurel.
-   1 Kg y 1/2 de Rabo de Toro
-   2 zanahorias.
-   2 puerros.
-   1 cebolla.
-   2 dientes de ajo.
-   1 botella de vino tinto. 
-   2 clavos.
-   Caldo de carne y/o agua.
-   Aceite de oliva, sal y pimienta negra.

Realización:

Se puede cocinar el día anterior, ya que los guisotes reposados ganan.

El Rabo de Toro:

Primero se prepara los ingredientes:

Se parte la cebolla, el puerro, los 2 dientes de ajo y la zanahoria.







En una cazuela, a ser posible de barro, después de salpimentar el rabos de toro se dora en el aceite bien caliente.











Una vez dorado el rabo, se retira y se reserva.


En la misma cazuela se ponen las zanahoria, los puerros, los ajos y la cebolla hasta que se doren ligeramente y se añaden 2 hojas de laurel y los 2 clavos.











Se introduce en la cazuela el rabo de toro y se vierte sobre el conjunto el vino tinto.




    






Se deja cocer a fuego lento durante al menos 2 horas. El punto está cuando la carne se separa del hueso.

Los judiones:

Las judías, que has puesto a remojo el día anterior, las pones en una cazuela a cocer, escarmentándolas previamente 3 veces para eliminar los gases - que hiervan cuando espumen, se escurren y se añade agua fría-. 

Una vez escarmentadas, se añade la cabeza de ajos y 2 hojas de laurel y se dejan cocer a fuego medio.





Una vez cocidas, se retira el ajo y el laurel y se vierten en un recipiente con capacidad suficiente para albergar el Rabo de toro .



Ahora, se deshuesa el rabo de toro, al mismo tiempo que se separa de la salsa.



La salsa la trituras en una batidora y la reservas.


Se ponen a calentar las judías -yo he utilizado una cazuela de barro-. Cuando empiecen a hervir se añade el Rabo de Toro y la salsa necesaria, algo así como 4 ó 5 cucharadas. se deja hervir a fuego lento de 5 a 10 minutos, removiendo el conjunto para que se unan bien los sabores.

video

Y listas para comer:



Exquisito plato. Los judiones han suavizado la fortaleza del Rabo de Toro.

Por si os interesa:

Parece ser que este plato se realizaba desde la época romana, aunque su origen en la cocina española se sitúa el siglo XVI y en Córdoba, que en sus inicios se preparaba con los rabos de toros bravos, tras la corrida.
Hay también antecedentes documentados de que los árabes eran habituales consumidores del rabo de toro.
Con el paso del tiempo ha ido evolucionando su elaboración, por lo que hay cantidad de recetas según gustos y cocineros.

lunes, 24 de agosto de 2015

Salpicón de mariscos

Hacia mucho tiempo que no hacía un salpicón, pero ahora es el momento. Me ha invitado mi amiga Elena a una paella en su casa donde van todos los perrunos -los dueños de perros que nos encontramos en "el parquecito de la urbanización". Como yo en casa lo tengo complicado he decidido, con la autorización de Elena, llevar el aperitivo para tener un detalle con todos ellos. 

Ingredientes:

- El marisco es de libre elección. Yo, en este caso he utilizado -porque el momento lo requería-: cigalas, gambas rojas, gambas blancas, langostinos y carabineros.















No he hecho foto a los langostinos, pero también los hay.

La vinagreta:

-   1 pimiento verde
-   1/2 pimiento rojo
-   1/2 pimiento amarillo
-   1 cebolla tierna
-   3 huevos
-   Aceite de oliva virgen
-   vinagre de jerez
-   sal y una pizca de pimienta negra

Realización:

En primer lugar se cuece el marisco con una o dos hojas de laurel y sal a punto de mar.

Yo lo he cocido todo por separado para que los pequeños no se pasen -las gambas rojas y blancas juntas-. El punto viene a ser "de hervor a hervor y un poco más", todo depende del tamaño, la frescura y del gusto de cada uno. A mí me gusta el marisco entero, desecho no tiene ninguna gracia.





                                                                                                                                                     






Cuando haya adquirido el punto de cocción, se escurre y se remoja con agua fría para que la carne quede prieta. Se pela el marisco y se mete en la nevera para que se acabe de enfriar.

Ahora hacemos la vinagreta. Pones los huevos a endurecer y partes los pimientos y la cebolla en trozos muy pequeños.





Se une todo en una ensaladera.


Después de enfriar los huevos, se pelan, se retiran las yemas -que se pueden utilizar más adelante- y se parten las claras en trocitos.


Se une al conjunto y se aliña con el aceite, la sal, una pizca de pimienta negra y el vinagre al gusto.


Se parte el marisco en trozos, se añade a la vinagreta y se remueve. Lo pruebas y corriges la sal, el aceite y la sal si fuera necesario.



Este salpicón lo presenté en cucharas individuales y acompañado de unos crudités con crema de roquefort.

En resumen:

La paella estaba excelente y los anfitriones no nos pudieron recibir mejor: Su agrado, Albariño, Matarromera, Möet Chandon... ¡Ah! Se me olvidaba, Fernando el marido de Pepa -peruano- llevo Pisco y Maribel un magnífico Tiramisú.

La paella

Están todos menos yo -que hacía la foto-, Pepa que estaba en su pueblo "Valle de la Serena" y Luis que lleva más de un mes recorriendo el norte de la Península Ibérica.

Por si os interesa:

Al caldo de cocción del marisco, añadí un hueso de rape que tenía congelado, las cabezas del marisco, una cebolla, dos zanahorias y otra hoja de laurel e hice un magnífico caldo. Lo congelé en parte y con la otra hice un magnífico arroz.